jueves, abril 12, 2007

El Cultural enjuicia a Auster

"Debo condenar y condeno a D. Paul Auster como autor de un delito de fraude desvergonzado a la pena de escribir todas las contraportadas de las obras completas de D. César Vidal, con la accesoria de fotografiarse en lo sucesivo vestido con un chándal y zapatos de rejilla o, si lo prefiriese, con guayabera y pantalón milrayas. Así lo pronuncio, mando y firmo. Rafael Reig".
El crítico de El Cultural no tiene piedad con la última novela de Paul Auster, Viajes por el Scriptorium. La enjuicia en la sección "En primera instancia", el provocador juicio literario semanal. Y apunta todas sus "incoherencias", "contradicciones" y "fraudes". Van algunas perlas:
:: "El libro también podía haberse titulado 'Además de guapo, escritor: ¿a que molo bastante?'
:: "La novela de Auster es un soberano aburrimiento lleno de reflexiones al alcance de cualquier repetidor de bachillerato".
:: "Los hechos probados son constitutivos de un delito de fraude desvergonzado".
:: "D. Paul es un escritor apreciable, conocido por su buena planta, por su convicción de resultar atractivo, por lo bien que le sientan los vaqueros y por utilizar una vieja máquina de escribir a la que ha dedicado un libro entero [...]. D. Paul tiene ya una cierta edad y su imaginación no es tan fértil como solía. Para decirlo a la manera del letrado Sr. Hemingway, "el viejo campeón comienza a aflojar el paso".
:: "Lo que merece el más severo reproche penal es que D. Paul se dejara convencer de que semejante pamplina merece ser publicada, traducida y vendida como si fuera una novela, con la agravante de presentar como "una enigmática y fascinante reflexión [...] sobre las inextricables relaciones entre lenguaje, memoria e identidad" lo que no es más que un borrador de novela escrito con torpeza manifiesta y una ambición muy por encima de las posibilidades del autor".
Recursos de apelación en ElCultural.es

8 comentarios:

Ssantos dijo...

La novela no es la mejor, en eso creo que coincidimos todos. Igual que es una novela mediocre "Tombuctú" e igual de "extraña" que "Invención de la soledad". Pero mi pregunta es: Todo el que critica esta novela sin piedad y de forma tan desaforada, echando por tierra y liquidando la carrera de Paul... ¿ha leído TODAS sus novelas? Y digo TODAS porque si no es así no se entiende este libro. Me encantó reencontrarme con personajes casi olvidados, para mí fue una buena lectura. Y Paul está en plena forma... no hay más que leer la Noche de Oráculo, escrito hace apenas 5 años.

La opinión de cualquiera que haya leído poco más que un par de libros de Auster, es, casi de forma lógica, negativa hacia el libro, pero que no confundan a sus seguidores y a la opinión pública. No puede gustar a quien no conozca su universo, pero que no por ello le condene. Es una buena novela para sus mayores fans.

Es como comprar un disco de rarerezas, directos y maquetas olvidadas como primera aproximación a una banda. No es la forma. “Viajes por el Scriptorium” es un producto para incondicionales y hay que tomarlo como tal.

Auggie dijo...

Me ha gustado tu comparación discográfica. No se puede juzgar a Dylan por sus bootlegs (algunos maravillosos) ni por esos horribles Grandes Exitos de mitad de su carrera.

Carlos V.M. dijo...

Me resultó fascinante, aunque coincido en que es una novela para adictos al universo Auster. En todo caso contra la citada sentencia cabe recurso de apelación.

El ascensorista.

Camille dijo...

Coincido con ssantos. El libro está lleno de guiños y es para verdaderos lectores de Auster. Eso no quiere decir que no sepamos diferenciar y ver que, efectivamente, no es su mejor novela. También coincido contigo en La invención de la soledad, en ocasiones es asfixiante. Pero la misión que él buscaba la consiguió, que era librarse de todos los fantasmas y soltar "lastre" por decirlo finamente.

Críticos con mala baba que miren su trabajo con lupa los va a haber siempre.
Y no van a tener ningún tipo de concesión con un tipo inteligente, atractivo y príncipe de Asturias...

nomeacuerdo dijo...

Que deje de escribir ya, por favor, porque su carrera cuesta abajo no tiene límites.

Nosotras Cuatro dijo...

¿Y este tío? ¿qué escribió él?
¿Le molesta que alguien logre cosas? ¿Acaso se paró a PENSAR en que el estilo de Auster ha dado un incapié a una ruptura cuasi epistemológica en la concepción de la novela?
¡Por favor!
Agradecida desde YA por realzar el viejo adagio que reinvento: LAdran Paul....

Eduardo dijo...

Sigue siendo un genio de la ficción aunque, en mi oipinión, esta última no debería haberse publicado nunca.
Por cierto, Tombuctú me parace brillante y pienso leersela a mi sobrinita para sepa que el hombre necesita del perro para ejercer su propia humanidad.
Paul sigue siendo un crack!

Anónimo dijo...

Ssantos, lo siento, pero estás equivocado de medio a medio. Que Paul Auster es un genio literario lo sabemos todos, o casi todos. Que ha innovado en el mundo literario también, y eso lo aceptan hasta críticos tan severos como el señor Reig (que por otra parte, me parece un personaje digno de admirar, sin pelos en la lengua ni miedo a decir lo que piensa, pese a quien pese)

Hasta aquí, todos de acuerdo. El problema llega cuando Auster pretende engañar tan descaradamente los lectores y poner a prueba la fe de sus incondicionales. Vamos, que innovar, lo que se dice innovar, lo hace, pero no por resultar novedoso hay que ponerlo en un altar. Por otro lado, si para poder disfrutar de un libro es estrictamente necesario haber leído todo el material de ese autor, es que algo falla en la obra, ya que carece de entidad en sí misma y no cumple con una de las normas clave de todo libro, el reunir todo un universo independiente entre sus pastas.

Vinculos patrocinados