miércoles, agosto 15, 2007

Auster trabaja en un nuevo libro

Patricio, un amable bloguero porteño, editor de hablandodelasunto.com.ar, me notifica y me facilita la aparición impresa de una interesante conversación entre Paul Auster y el escritor argentino Tomás Eloy Martínez, viejos amigos desde los años 90. El diálogo se reproduce en el suplemento cultural del periódico La Nación, que ha venido a ser reforzado con la figura de ambos en la portada y con sitio web renovado.
Auster y Martínez hablan de literatura, de sus respectivos libros, de cuándo se conocieron; repasan el triste escenario de la literatura traducida en Estados Unidos; hablan de Roberto Bolaño ("sobrevalorado", para ambos), de David Grossman, de la frontera entre realidad y ficción. Pero quizá lo más noticioso y llamativo es que Auster confiesa a su colega que trabaja ya en un nuevo libro. Da pocos detalles, pero es suficiente saber que está en ello después de lo alarmante de su afirmación a otro escritor, Eduardo Lago, que le entrevistó para El País y a quien confesó que "a lo mejor he llegado al final". Reproducimos el extracto en el que Auster se refiere a su nuevo trabajo, pero recomendamos leer el artículo completo. Un poco largo, ideal para una tarde de agosto.

Tomás Eloy Martínez: Yo comienzo una historia y cuando me doy cuenta de que he tomado un desvío falso, tengo que volver atrás. Por lo general empiezo todo desde cero. No sé si te ha sucedido alguna vez.
Paul Auster: Más de una vez. Cuando escribí El libro de las ilusiones, un día me di cuenta de que había trabajado durante dos o tres semanas en la dirección equivocada, y rastreé el texto hacia atrás hasta la misma oración donde había hecho el giro incorrecto. Quité todo lo que había escrito desde allí y volví a empezar con esa oración como punto de partida. Le pasó a Siri con Todo cuanto amé: hizo cuatro versiones diferentes. Recuerdo que me dio la primera versión y le dije: "Es buena, pero necesita más trabajo". Me contestó: "Tenés razón, coincido". Puso el manuscrito a un costado y comenzó de nuevo. De cero. Cuando me trajo la segunda versión, le dije: "Bueno, está mucho mejor, pero todavía se puede perfeccionar". Volvió a decirme: "Tenés razón, coincido". Y volvió a poner lo hecho a un costado y comenzó una vez más. Lo hizo por tercera y por cuarta vez. Esa cuarta vez escribió el libro en ocho meses.
Tomás Eloy Martínez: Yo he tenido que escribir todas mis novelas por lo menos dos veces. La excepción es El cantor de tango, que sin embargo es la que más les ha gustado a los críticos anglosajones. Terminé dos versiones completas de Santa Evita y tres de La novela de Perón. Lo curioso es que son muy diferentes entre sí. Nunca he publicado las que me salieron mal y no pienso hacerlo. ¿Qué estás escribiendo ahora?
Paul Auster: Es un libro muy raro. No me gustaría hablar de él porque no está terminado. Llevo escritas poco más de cien páginas. Solo puedo decirte que el protagonista, el narrador, tiene 72 años.
Tomás Eloy Martínez: Lo que te dije. Tus personajes se van poniendo más y más viejos de libro en libro.
Paul Auster: Como yo. ... vive en una casa con su hija divorciada y su nieta. Su mujer ha muerto. Toda la historia sucede en una noche. ... no puede dormir, así que descansa en la cama y se inventa historias y recuerda cosas de su mujer. Va y viene de las historias inventadas a los recuerdos. Pero el núcleo de la historia es precisamente sobre alguien que inventa otros mundos y este hombre que halla un lugar allí. El único modo en que él puede liberarse es matando a la persona que lo ha creado.
Tomás Eloy Martínez: ¿Encontrás puntos de contacto con tu libro anterior, Viajes por el Scriptorium ? Ahí los personajes se desprendían de su vida en las novelas y buscaban al autor para interpelarlo.
Paul Auster: Sí, pero este otro libro va mucho más allá. Y el tono es muy diferente. Cada uno de los personajes piensa y habla de un modo característico. Y esa es la aventura. Esto es algo nuevo, en desarrollo. Veremos qué pasa.
[...]

8 comentarios:

Josecita dijo...

Si!! Imaginense mi felicidad cuando vi la tapa de la revista! Aparte la tuve un día antes que todos porque fui a la presentación de ADN CULTURA. Aclaro para los no argentinos, que el de Paul es el primer número de la revista. Así que me produjo un gran orgullo. Espero que sirva para que la gente siga conociéndolo. Ah, y me gusta lo que dice de Borges. También amo a Borges pero está bien que no todos lo idolatren. Chaucito!

PZ dijo...

Me alegro que te haya interesado. Muchas gracias por referirme.
Espero mantengamos el contacto.
Un abrazo,
Patricio

Verdad dijo...

También lo viste en Literaturame ;)

Auggie Wren dijo...

Lo dije bien claro en otro comentario de este blog. Estaba claro que Auster iba a escribir otro libro. Así ya ha conseguido que todos estemos hablando de esa nueva obra. No me gustan esas maniobras comerciales, Paul...
Aunque me ha decepcionado un poco, la verdad. Otra vez la historia tiene ese tufillo a metaliteratura que, a mi por lo menos, ya me aburre un poco. Otra vez todo tiene ese aspecto de engaño que resultó "Viajes por el scriptorium". Me da la impresión de que me van a volver a timar.
Espero con todas mis ganas que esté equivocado.

Martín Bolívar dijo...

Interesante comentario que refleja la conversación entre dos pesos pesados de la literatura, aunque quizás todavía poco valorados por la crítica.

MiJacK dijo...

No hay que ser tan duro hombre... Aunque un artista la cague y muestre ese tufillo de estrella crecida, siempre nos quedará su obra.

La culpa en gran parte tambien la tiene los medios que le dan coba. A veces me gustaría que auster siguiera siendo un autor de obras misteriosas para lectores gafapastas que el dan-brown en el que a veces da la impresión de que se convierte (Gracias a los medios y a algunos lectores snobish que les da lo mismo una cosa que otra mientras vayan a la moda)

Travels es una obra menor de Auster, eso claro está. Pero... ¿no tiene derecho a hacer lo que le salga de los huevos y jugar a estas alturas de su carrera? (aunque no le salga del todo bien)

Saludos :)

debolichesycopas dijo...

Hola, vi tu blog por casualidad, está muy interesante. Tengo un blog donde me gustaría publicar bares o pubs del mundo. Te invito a que me envíes una anegadota o recomendación de tu bar favorito con una foto para subirlo.

salud2
Tiranizan

Auggie Wren dijo...

Mijack:
En primer lugar, me alegra que coincidamos en algo. "Viajes por el Scriptorium" es una obra menor de Auster. Pero menor de verdad. Quiero decir, tan menor que no sé si la podemos considerar obra del mismo autor que nos maravilló en "La trilogía de Nueva York".
Por eso me ha preocupado tanto leer esa entrevista. Auster vuelve a lo mismo. ¿Acaso es el ocaso del genio? No sería al primero que le pasa.

Tienes razón, siempre nos quedarán sus obras. Pero, ¿cuáles? Si empieza así, pronto nos quedarán tan sólo las anteriores a "Viajes...". Desde mi punto de vista, tal vez Auster debería tomarse un año sabático, darse una vuelta por Brooklyn, y retornar a sus orígenes, cuando con historias mucho más sencillas decía mucho más.

Por último, claro que tiene derecho a hacer lo que le dé la gana. Pero, ¿no tengo yo, como lector, el mismo derecho a quejarme?

Vinculos patrocinados