jueves, enero 05, 2006

Paul Auster en París

Paul Auster se encuentra estos días en París para asistir al recital programado por su hija Sophie, de gira en Europa para presentar su álbum homónimo. Así lo cuenta, en traducción libre, el New York Times:
PAUL AUSTER, el escritor americano de sensibilidad europea que reside en Park Slope, habla desde París.
Junto a su esposa, la novelista SIRI HUSTVEDT, asiste a un concierto de su hija, SOPHIE; cantante. "Estamos de acompañamiento", rió entre dientes.
El nuevo libro de Auster, The Brooklyn Follies (Henry Holt, $24) se sitúa en el Nueva York actual y, sorprendentemente, el autor ve conexiones entre París y Brooklyn.
"Salí a dar un paseo para mantenerme despierto y vencer el jet-lag", dijo desde su hotel en el corazón de St Germain des Prés. "Hay una intimidad en los vecindarios similar en las dos ciudades, una intimidad que es rara en las grandes metrópolis".
"La arquitectura es diferente, por supuesto", agregó. "Las personas son diferentes, el lenguaje es diferente. Pero en Brooklyn la gente se relaja en sus jardines traseros y en sus bancos en verano y eso tiene mucho que ver con la intimidad de París".
El protagonista del nuevo libro de Auster, Nathan Glass, se ha trasladado desde Wetchester en busca de un lugar tranquilo para morir, y se asienta en Brooklyn. El relato continúa con el habitual tema austeriano de la contingencia vital, que ha expresado en el mismo título de una de los más conocidas novelas, La Música del Azar.
¿Cuál fue el incidente que hizo del azar uno de los temas literarios de Auster?
"Cientos de cosas hacen sentirme así", dijo, "pero seguramente el momento clave fue a los 14 años en un campamento de verano" en el Estado de Nueva York.
"Fuimos de excursión y nos vimos sorprendidos por una tormenta eléctrica". Auster y otro chico reptaban bajo una valla electrificada cuando un rayo eletrocutó al instante a su compañero. "Mi cabeza", recuerda ahora Auster, de 58 años, "estaba a escasos centímetros de sus pies".

1 comentario:

Ella imagina... dijo...

así es como empieza el cuaderno rojo: En 1960 o 61 Paul Auster fue de excursión al bosque...Una tempestad de agua, rayos y truenos envolvió a los excursionistas...Ya cruzaban la alambrada, primero Ralph, y después Paul, a medio metro de Ralph: justo cuando Ralph pasaba bajo la alambrada, cayó un rayo...Una idea tan clara de cómo el azar decide de repente la vida y la muerte de las personas...El mundo es un misterio azaroso.

Vinculos patrocinados