jueves, septiembre 27, 2007

| Especial | Auster en Donostia |
Juanra, de moonpalacefanzine, nos remite esta crónica sobre la charla de Paul Auster en la sala Okendo de San Sebastián.
Yo fui una de las 100 personas que consiguió invitación para la charla de Auster de ayer.
La verdad es q estuvo bastante bien, sobre todo para aquellos que somos un poco mitómanos :)
La charla tenia traducción simultanea al castellano y euskera a través de unos auriculares, lo q la hizo bastante agil.
Empezó Jorge Herralde de anagrama, con una introducción un poco ... no demasiado buena, y que o había escrito a última hora, o las gafas no le permitían ver donde había colocado los puntos y las comas :)
Tras él, turno para Auster, que dijo que no había tenido demasiado tiempo de preparar nada, así q comentó algo sobre la película y luego fue turno para preguntas del público. La mayoría de ellas sobre la película, y alguna sobre obras anteriores de Auster. Creo que hubo de todo, preguntas interesantes, otras nada interesantes, algunas simpáticas, y algunas "resabidillas", como en botica...
Tras las preguntas, turno para que Auster firmase libros. Muy civilizadamente la gente se acercó para que les firmase sus libros, sacarle alguna foto o comentarle algo, todo muy correcto la verdad, y él bastante simpático. La verdad es que fue una gozada que la organización aprovechase su visita para organizar este "encuentro". Ahora a guardar el libro con la firma a buen recaudo :)

Auster en España | Cobertura especial | Martin Frost, la crítica | Martin Frost decepciona | Martin Frost, visto por Paul Auster | Sólo 100 invitados a la charla de Paul Auster | Suspicacias

1 comentario:

Francisco Machuca dijo...

Hola.Paul Auster me ha traído a tu blog por "azar". Las prisas,los descuidos,el caos,la confusión,las promociones,las obligaciones de los autores impuestas por las editoriales y productoras de cine,firmas de libros,ferias,conferencias,etc.Convierten,lo que debería ser un encuentro agradable y mágico,en un aturdimiento para el artista,y,la mayorías de las veces,frustrante para sus verdaderos seguidores.
Hace poco asistí a una feria del libro en Barcelona para conocer al escritor Enrique Vila-Matas,pero apenas me miró,yo tan conocedor de su obra, el pobre estaba saturado de curiosos aburridos y cegado por las cámaras digitales.
Saludos.

Vinculos patrocinados